Cómo elegir un país para viajar.

No sé qué sensaciones les genera a ustedes elegir un destino para viajar, pero a nosotros –muchas veces- no nos hace sentir que estamos optando por un lugar sino descartando el resto.

Si, por ejemplo, tenemos decidido viajar a Tailandia, en realidad pensamos que nos perdemos de visitar Perú, Estados Unidos, España, Rusia, Nueva Zelanda y Filipinas. ¿Es normal esto? ¿A ustedes también les pasa?

Como viajar nos genera eso, al momento de elegir un destino tratamos de pensarlo bien, porque no queremos “malgastar” nuestras vacaciones o tiempo de viaje. Para decidir, leemos muchísimo: sobre todo blogs de viajes, pero toda información es bienvenida; también charlar con aquellas personas que conocemos que estuvieron ahí.

A continuación, les vamos a dejar una serie de datos y opiniones para tratar de ayudarlos a elegir.

Cómo saber si un país es para vos.

Esto es dificilísimo de explicar, pero vamos a dar lo mejor de nosotros. Hay 194 países “oficiales” en el mundo reconocidos por la ONU (y muchísimos más que luchan por tener ese reconocimiento) con lo cual lo primero que hay que hacer es elegir uno de ellos (o dos o tres dependiendo del tipo de viaje que estás planeando).

Por otro lado, también hay información dando vueltas alrededor nuestro: lo que viste en internet, alguna noticia en la tele, alguna nota de un medio digital con “los 5 mejores destinos para visitar este año” y los lugares que visitaron tus amigos, tu hermano o el primo de tu vecino.

Esto quiere decir que todos tenemos algún lugar dando vueltas en la cabeza, con el que estamos soñando viajar. Sin embargo, también conocemos casos de personas que han ido a ese lugar “ideal” y que se han llevado una decepción o que no llegó a cumplir con las expectativas que tenían previamente.

Y acá hay un punto que es tremendamente subjetivo y es precisamente el de las expectativas. Cuando una persona se decepciona es porque las expectativas eran mayores que la realidad y entonces el problema no es el lugar en sí mismo, sino la idea que nos creamos de ese destino.

¿Cómo hacer para evitar esto? Investigando, leyendo y filtrando un poco la información que nos va llegando.

Por ejemplo: supongamos que un conocido nos habla maravillas de Tailandia, que la comida es excelente y que las playas que visitó están buenísimas. ¿cómo hacemos para tomar esa información y saber si es algo que a nosotros también nos gustará? Ponemos este ejemplo en concreto porque conocemos gente que ama y odia este país por igual.

scoot opiniones

Lo primero que hay que hacer es saber por qué a alguien le gustó o no le gustó este lugar sin quedarnos solamente con el “título”. A alguien le puede haber gustado Tailandia porque había zonas de mucha “fiesta”, porque pudo conseguir pizzas y hamburguesas en el otro lado del mundo y en las playas que eran muy bonitas se podían comprar tragos, había sombrillas con reposeras y a eso de las 6 de la tarde se armaba una linda fiesta de música electrónica.

Esto, para mucha gente, está buenísimo, pero para otros (como nosotros, por ejemplo) es algo así como un disparate: ¿para qué me voy a cruzar medio mundo para comerme una pizza? ¿por qué me iría a meter en una fiesta en la playa cuando quiero ver el atardecer tomando una cerveza pero lo más alejado posible del resto de la gente?

En fin… cada uno tiene sus gustos y lo que tenemos que tratar de comprender es la esencia de cada lugar. Nosotros, sin ir más lejos, cuando escribimos sobre los lugares y decimos que tal cosa nos gustó y que tal otra no, siempre aclaramos por qué. Justamente eso que a nosotros nos hizo “desenamorarnos” de un lugar, puede ser el motivo para que otro decida visitarlo.

Qué lugares visitar en ese país.

Una vez que tenemos decidido visitar un país, hay que empezar a definir qué ciudades, pueblos o áreas queremos conocer. Si digo que voy a ir a Tailandia, tengo cientos de opciones para conocer, tanto playa, como montaña, como selva, etc.

Nosotros, particularmente, solemos hacer actividades equilibradas. En nuestra primera vez en Tailandia, quisimos estar en la ciudad, conocer el norte montañoso y después ir a las playas del sur. Tratamos de organizar y repartir los días de forma tal de poder recorrer tranquilos la ciudad y las montañas, teniendo –al final del viaje- unos días de relax en la playa.

Pero lo importante es entender que elegir ciudades o pueblos para visitar es igual de importante como elegir el país. En la mayoría de éstos, va a haber un abanico interesante de posibilidades que pueden cambiar drásticamente la esencia del viaje.

Habrás escuchado, por ejemplo, que Tailandia es “muy turístico”. Esto es claramente así si vas a Bangkok, Chiang Mai, Pukhet o las islas Phi Phi. Pero probablemente si en vez de ir a esos lugares visitás Mae Hong Song, Kanchanaburi y vas a la playa en las islas de Koh Yao, entonces esa idea de lugar masificado cambia bastante. Ni hablar si en vez de ir a éstos lugares vas a otros todavía menos visitados.

A nosotros, por ejemplo, nos pasó de estar en Kanchanaburi (un lugar ubicado a 150 kilómetros de Bangkok) y no cruzarnos con turistas (salvo en dos o tres lugares) o de ir a comer a algunos sitios y que la gente que atendía no sabía hablar ni un poco de inglés.

Si bien no es un lugar inhóspito no podríamos decir que Kanchanaburi es un lugar muy turístico o masificado, si bien se encuentra en Tailandia.

Entonces, lo que hay que hacer cuando se organiza un viaje es –además de conocer la información sobre el país- leer cuáles son los lugares que se pueden visitar para tratar de organizar la mejor ruta posible.

Nosotros, en general, vemos las rutas que hicieron otros viajeros, pero también nos perdemos algunas horas mirando el mapa del lugar, viendo el nombre de las ciudades o pueblos y buscando en Google que se puede hacer o visitar en cada uno de ellos. Ahí vamos anotando los nombres de los potenciales lugares a visitar y luego, en función de las cosas interesantes que hayamos visto y del tiempo disponible, hacemos una última eliminación.

Imperdibles de Tailandia

¿Lugares turísticos o descubrir destinos inhóspitos?

Un poco relacionado con lo que les contábamos en los dos apartados anteriores, es importante que cuando eligen un lugar para visitar, sepan dónde están yendo. Nadie se conoce mejor que ustedes mismos por lo que son ustedes los que deben pensar qué tienen ganas de encontrarse en el viaje.

¿Vas a tener ganas de estar en lugares abarrotados de gente? ¿Vas a querer tranquilidad de algún lugar alejado del circuito turístico tradicional? ¿Vas a querer comer pizza y hamburguesas o te vas a animar a probar la comida tradicional? ¿Preferís alojarte en un hotel con algunas estrellas donde el recepcionista habla perfecto inglés o querés arriesgarte a dormir en algún lado en donde es probable que apenas hablen dos o tres palabras ese idioma?

Esas son las preguntas que tenemos que hacernos cada vez que planeamos un viaje (porque, inclusive, puede que ese gusto cambie con el correr del tiempo o que alguna vez tengamos ganas de hacer algo diferente) y una vez que nos respondemos honestamente es cuando hay que empezar a buscar lugares que se ajusten a eso que necesitamos.

¿Cuántos lugares visitar?

Ésta es otra pregunta bastante recurrente, cuya respuesta es muy personal. Ejemplo: tengo tres semanas de vacaciones y quiero ir a Tailandia pero “ya que estoy ahí” también me gustaría ir a Camboya y a Bali.

Nosotros somos partidarios de tratar de viajar lento y conocer bien un lugar en vez de visitar tres países en 21 días. Entendemos la voracidad que a veces tenemos los viajeros de querer estar en “más países” pero la verdad es que ese tipo de viajes (muchos lugares en pocos días) son muy cansadores, mucho más caros y además no permiten que conozcamos la esencia de ninguno de los sitios que visitamos.

Nuestro consejo es siempre tratar de hacer menos países y al menos estar 15 días en cada uno, pero de nuevo, es totalmente relativo.

Lo que sí te sugerimos que hagas “sí o sí” es que cuando estés organizando todo te plantees (con realismo) cuál va a ser tu itinerario y tener en consideración todo lo que un viaje de ese tipo conlleva.

Por ejemplo, si en tu esquema vos ponés que el día 1 y el día 2 vas a dedicarlo a Bangkok, tenés que saber que no vas a tener 2 días completos para conocerla: el primer día es el que llegues al país, vas a tener que ir al hotel, hacer el check in y dejar todo el equipaje, por lo cual vas a perder mucho tiempo (si llegás a las 11 de la mañana al país no vas a poder ir a recorrer la ciudad hasta las 15 o 16 horas si es que no estás muy cansado).

Al día siguiente, vas a tener que hacer el check out temprano y, aún cuando puedas dejar el equipaje en el hotel vas a tener que considerar el tiempo de traslado al siguiente destino, por lo que tampoco es que vas a tener todo el día a tu disposición para conocer la ciudad.

Con este ejemplo, lo que estamos tratando de darte es un baño de realidad para que consideres la cantidad de tiempo que se consume en traslados y que a veces no lo tenemos en cuenta cuando estudiamos la cantidad de días que nos vamos a quedar en cada lugar.

Si bien a nosotros nos encantan las ciudades grandes y nos quedamos en general 1 semana como mínimo, la sugerencia es que nunca se queden menos de 3 días en un lugar, porque de éste modo se aseguran de tener aunque sea 1 día completo para conocer.

low cost vuelo

¿Cómo elegir un país para viajar?

Ahora, finalmente, te queremos dar una especie de guía que te puede ser de ayuda para terminar de elegir el país y que también resumen un poco los consejos que te dimos antes. Creemos que la mejor forma de hacerlo es pensando qué tipo de viaje o experiencia estás buscando, porque cada destino te puede dar una experiencia completamente distinta.

¿Qué estoy buscando con este viaje? Es una pregunta que hay que hacerse sí o sí, porque la respuesta es indicadora de lo que hay que buscar. Si estoy planeando un viaje para salir todas las noches y dormir durante el día, difícilmente convenga elegir un país musulmán o un destino de playa en temporada baja. Si, en cambio, busco conocer alguna cultura milenaria y entender cómo funciona una sociedad completamente distinta a la nuestra, entonces no voy a viajar (por ejemplo) a Estados Unidos.

Si la comida es una variable fundamental para vos, entonces vas a tener que elegir un país en el que puedas apreciar su gastronomía.

¿Qué cosas tengo ganas de hacer? Si tenés ganas de playa es una cosa y si tenés ganas de ir al museo y conocer ciudades inmensas es otra (aunque hay países que cumplen ambos requisitos). Es importante que te preguntes concretamente qué es lo que querés hacer, para poder ir descartando los lugares que no ofrezcan eso que necesitás.

¿Qué presupuesto tengo para viajar? Hasta ahora no hablamos de plata, pero lamentablemente es algo ineludible. Si estás con un bolsillo golpeado, entonces no te va a convenir ir dos semanas a Londres o París y te convenga visitar ciudades de Europa del Este que son mucho más económicas.

Tratá de analizar el costo de vida en éstos lugares considerando lo que vos tengas ganas de hacer (entradas a museo, atracciones, traslados a las ciudades que tenés ganas de visitar), lo que cuesta el alojamiento y la comida y pensá si tenés margen presupuestario para hacerlo.

Si estás medio ajustado, nuestro consejo siempre es ir a un lugar un poco más económico y dejar el destino caro para más adelante.

Vistas desde el Hotel de Perhentian

¿Cuánto tiempo tengo disponible? Otro factor fundamental. Si querés ir desde Sudamérica al Sudeste Asiático, por ejemplo, tenés que tener disponible al menos dos semanas (como mínimo, mínimo). Considerá que por el jet lag vas a tener 2, 3 o 4 días con los horarios todos cambiados y que recién luego de eso tu cuerpo va a estar 100% recuperado. Por otro lado, el costo del pasaje que muchas veces duplica lo que sale un ticket a Europa, recién vas a lograr amortizarlo si te quedás esas dos semanas.

Con todo esto que te contamos, solo queremos ayudarte o guiarte para que vos puedas elegir el mejor destino y el mejor viaje para VOS. Obviamente, no podemos decirte exactamente qué te conviene más, porque cada persona es un mundo y todos queremos y disfrutamos de cosas distintas.

¿Estás de acuerdo con estos tips? ¿Agregarías alguno más?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.