Aerolíneas low cost ¿son seguras?

La seguridad en las compañías “Low Cost” o de bajo costo.

Si bien para algunos la respuesta a la pregunta del título del post les puede parecer bastante obvia, hemos leído tantas cosas en internet y hemos recibido tantas preguntas al respecto que nos sentimos un poco en la obligación de contarle al mundo nuestra visión sobre las aerolíneas low cost.

Es cierto que en nuestro país (Argentina) al simple análisis “técnico” que pueda hacerse sobre éste aspecto de la aviación siempre se le agrega algún comentario tendencioso desde lo político, lo cual queremos –desde ya- dejar de lado en éste artículo.

De hecho, la opinión que tenemos sobre las low cost lo terminamos formando –mayoritariamente- luego de haberlas utilizado mucho en Europa y en Asia, donde son casi las dueñas del mercado (sobre todo, en éste último continente).

Empecemos por el principio:

¿Qué es una compañía low cost? ¿Cuál es el negocio de una compañía low cost?

El negocio de las compañías low cost es vender un ticket aéreo barato (a mucha gente) y luego ir agregando, fuera del valor inicial, algunos conceptos que pueden hacer encarecer el costo final.

Mientras que la compañías tradicionales tienen incluido este valor en el precio final, en las aerolíneas de bajo coste el valor del ticket va a variar en función de las cosas que vayamos “agregando” durante el proceso de compra.

¿Cuántas veces viste en Skyscanner -o algún otro metabuscador que compara valores- un precio baratísimo para viajar y después cuando le empezaste a sumar el costo de despachar equipaje, agregarle alguna comida, poder elegir el asiento, etc. etc. el precio te quedó casi igual al que ofrecía una aerolínea “regular”?

Obviamente, somos tentados a hacer click (y es lo que terminamos haciendo casi siempre) en el precio que parece más barato, descartando el resto de las opciones. En esto han reparado las low cost y basan parte de su estrategia de ventas en este punto: siempre aparecen como los más baratos aunque luego no lo sean.

Ojo: esto último tampoco pasó desapercibido para las aerolíneas tradicionales y ya son varias las que ofrecen un precio “básico” que luego puede ir encareciéndose a medida que se añaden servicios o productos adicionales.

Las compañías low cost ahorran en muchas cosas:

  • A veces tienen poco personal en los aeropuertos porque casi todo se puede hacer a través de máquinas. Recuerdo un viaje interno en Tailandia donde no tuvimos que hablar con ninguna persona de la compañía aérea en el aeropuerto ya que todo lo hicimos digitalmente: desde imprimir la tarjeta de embarque, hasta dejar el equipaje en la cinta para poder despacharlo.
  • No te dan nada “gratis”: el valor del ticket aéreo te cubre solamente el viaje en avión (y normalmente te dejan subir a la cabina con equipaje de mano). El resto de las cosas que quieras adicionar, te las cobran: imprimir el pasaje, comidas, elección de asientos, entretenimiento arriba del avión, despachar equipaje, seguro de viaje, etc.
  • Los aviones son –en lo que a confort se refiere- bastante básicos. Los asientos no se reclinan (o lo hacen muy poco): entra más gente. Ah, y olvidate de que haya pantallas en el asiento de adelante para que puedas ver alguna película o serie.

De hecho, las compañías de bajo coste optimizan su operación reduciendo sus costos de la siguiente manera (tomamos el ejemplo de la aerolínea low cost FlyBondi, de acuerdo a una nota que salió hace poco en Infobae):

  • 11,2% por mayor densidad de asientos (porque no se reclinan o lo hacen poco).
  • 2% por mayor utilización de las aeronaves (se quedan menos tiempo en el aeropuerto y están más tiempo volando).
  • 3% por menos costos de producción.
  • 6% por uso de aeropuertos alternativos (tienen tasas más baratas) y costos de servicio.
  • 2% por contar con un solo modelo de aeronave (permite optimizar costos porque todo lo hacen alrededor de un único modelo: capacitaciones para pilotos, repuestos, mecánicos, etc.).
  • 10% por costos de estación mínima.
  • 6% por catering no incluido en la tarifa.
  • 6% por venta directa.
  • 3% por ventas reducidas y costos de reserva.
  • 2% por menos costos administrativos.

En total, la ventaja comparativa es de un 30,8% respecto a otras aerolíneas “tradicionales”.

son seguras las low cost

Lo que te podemos asegurar (y no porque lo digamos nosotros, sino porque hay reglas y normativa que así lo determina) es que si hay algo en lo que no “ahorran” es en materia de seguridad y mantenimiento.

Recordá que la seguridad aeronáutica es una cuestión que trasciende a cualquier compañía aérea: hay reglas impuestas por organismos internacionales a las que se agregan las de cada país. Antes de que salga cada vuelo hay una autoridad (que no es de la aerolínea) que revisa el estado del avión y verifica que se encuentre en condiciones de despegar.

Las autoridades no son las mismas en todo el mundo. Por ejemplo: si una aerolínea quiere operar en algún país de la Unión Europea es EASA quien se encarga de determinar si la empresa en cuestión cumple con todas las directivas en materia de seguridad para volar por el espacio aéreo europeo.

Tal vez hayas leído (o leas en algún momento) que a determinada compañía aérea fue prohibida en Europa, por ejemplo. Esto ha ocurrido en varias oportunidades –y ocurre actualmente- donde una compañía aérea, supongamos africana, tiene prohibido volar por Europa. Esto sí debería ser considerado por nosotros, los consumidores, como un elemento a la hora de valorar la seguridad.

Siguiendo con el tema de las aerolíneas de bajo costo: a las cuestiones de seguridad hay que sumarle que –por el modelo de negocio- a las compañías low cost no les conviene que sus aviones estén mucho tiempo en tierra: el margen de ganancia es bastante acotado y el hecho de que una de las máquinas no vuele, las hace perder plata.

En lo que a reputación se refiere, sin ir más lejos, las compañías aéreas de bajo coste más famosas de Europa: Ryanair y EasyJet tienen excelentes antecedentes en materia de seguridad y han volado durante muchos años transportando más de 200 millones de pasajeros sin tener un solo accidente grave en su historial y se encuentran por encima de muchas compañías “tradicionales” en materia de seguridad.

Hay muchas compañías low cost valoradas entre las más seguras del mundo, por ejemplo:

  1. TuiFly, FlyBe y AerLingus en Europa;
  2. JetBlue y Virgin America en USA;
  3. WestJet en Canadá;
  4. Volaris en México;
  5. HKExpress en Hong Kong;
  6. JetStar Australia en Australia (obviamente).             
compañias low cost
En Europa las "low cost" ya dominan el mercado.

El historial de las low cost.

Si bien sería un poco injusto comparar la cantidad de accidentes de las aerolíneas de bajo costo vs. las tradicionales (por la cantidad que tienen un sistema en comparación con el otro), sí es importante destacar que el último accidente grave de una low cost data del año 2015 con la tragedia de GermanWings  en la que poco puede reprochársele al estado de la aeronave o a la falta de mantenimiento de la misma (por si no se acuerdan del caso, es ese en el que el copiloto se encerró en la cabina y prácticamente chocó a propósito el avión contra una montaña).

Como conclusión, queremos recalcar que las inspecciones y normas por las que pasa una aerolínea de bajo costo es exactamente el mismo que el de una compañía tradicional y, en una visión totalmente subjetiva, nos atrevemos a decir que las low cost son un poquito más cuidadosas en materia de seguridad ya que cualquier accidente e incidente (por menor que sea) dañaría mucho más la reputación que a una aerolínea de las “comunes”.

low cost que son

En fin, esperemos que el artículo te haya servido para despejar algunas dudas en torno a las compañías low cost! Cualquier duda o comentario que tengas déjalo abajo, te leemos!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.