Visitar Brick Lane en Londres: mercado callejero con mucha onda.

En este artículo queremos hablar acerca de uno de los mercados callejeros más originales de todo Londres: The Brick Lane Market, un lugar que si bien no consideramos “imperdible”, es muy interesante para visitar durante tu recorrida por Londres.

Localizado al norte del Támesis y algo alejado de las principales atracciones turísticas, visitar este lugar implica también salir un poco de la parte más tradicional de la ciudad y aventurarse en zonas no tan transitadas por visitantes. Para nosotros, esto se traduce siempre en una buena oportunidad para conocer la cara más real de Londres.

Si querés más información podés leer Guía de LONDRES.

Un poco de historia sobre Brick Lane.

Los orígenes de este mercado datan del siglo XVII, cuando se desarrolló en este lugar un área donde se comercializaban básicamente frutas y hortalizas. El Brick Lane recibe este nombre porque justamente ésta calle (Brick) era donde comenzaron a producirse los primeros ladrillos de Londres (brick=ladrillo).

A medida que llegaban más y más inmigrantes a ésta zona (de Irlanda y Bangladesh, principalmente) le fueron dando otro aire a Brick Lane, que incluso comenzó a ser conocido como un mercado referente en productos derivados del algodón.

Qué ver en Brick Lane.

Si bien la lista de cosas para hacer no se agota con lo que vamos a poner a continuación, te contamos las cosas que a nosotros más nos gustaron.

Comprar productos vintage.

En este mercado se puede ver de todo un poco, pero principalmente está enfocado en productos vintage y antiguos. Desde ropa y zapatos tradicionales hasta discos de vinilo, este lugar es la meca de los old-fashioned, coleccionistas y hipsters. Uno de los locales más famosos es The old Truman Brewery, que está abierto sólo de jueves a domingo de 11 a 18 horas aproximadamente.

The Vintage Market (http://www.vintage-market.co.uk/) es otro lugar recomendado para comprar zapatos, bolsos y camperas, entre otras cosas. Hay productos para hombre y mujeres por igual, todos de segunda mano. Aunque no te interese comprar, es divertido darse una vuelta por acá para ver qué cosas se ofrecen. Abre de jueves a domingo de 11 a 18 horas

Ver arte callejero.

En Brick Lane hay también muchísimo arte callejero (Street art) y grafittis, por lo que si sos fan de éstas cosas vas a poder perderte por los innumerables rincones y callejuelas del barrio en busca de tu obra favorita. En este lugar vas a poder encontrar algunas obras del famosísimo Bansky y de otros renombrados artistas que le dan vida y alma al lugar.

También hay varios hongos diseminados por el área, obra de Cristiaan Nagel.

brick lane market

Probar la comida callejera.

El encanto de Londres en cuanto a la gastronomía -en nuestra opinión- no tiene que ver con los platos típicos ingleses (que son en su mayoría fritos, que no nos enamoran) sino que pasa por la diversidad de comidas de otros países que se pueden degustar acá.

En Brick Lane, particularmente, hay algunos polos gastronómicos que bien merecen la pena ser visitados. Por un lado tenemos el famoso Sunday Upmarket que tiene una salpicada variedad de platos de muchísimos países del mundo (muchos platos asiáticos, pero también brasileros, mexicanos y de Europa del Este). Como su nombre lo indica sólo está abierto los domingos.

Boiler House es otro lugar que recomendamos para probar platos de distintos lugares del globo. Está abierto los sábados y domingos de 11 a 17 horas aproximadamente.

Ir al Nomadic Garden.

¿Nunca escuchaste hablar del Nomadic Garden? No es raro, porque es un secreto bastante bien guardado por los residentes de la zona. Es un jardín comunitario que queda junto a las vías de Brick Lane.

Es un lugar curioso y para nada similar a otros jardines o plazas que hayamos visitado antes, donde predominan básicamente las pinturas y los grafittis. Recomendamos!           

Ir a los tea rooms.

Puede sonar a “salones de té” pero nada más alejado de la realidad. En el Tea Rooms Market vas a poder comprar (o simplemente ver) muchísimas antigüedades curiosas.

Cómo ir a Brick Lane.

Como dijimos antes el lugar está un poco alejado de las principales atracciones turísticas. Es una gran idea caminar un poco para conocer todo lo que está entre medio, que es muy interesante, porque es la Londres más tradicional.

Pero si tenés poco tiempo o simplemente querés optimizar los traslados se puede perfectamente llegar en transporte público.

En metro lo mejor es bajarse en la estación Aldgate East de la línea Hammersmith & City o en la estación Liverpool Street de las líneas Hammersmith & City, Circle y Metropolitan.

En bus se puede ir en cualquiera de las siguientes líneas: 8, 55, 242, 26, 48, 57, 388, 35, 47, 78, 149 y 243.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.