El Museo “Frick Collection” en Nueva York.

A pesar de que su pequeño tamaño pueda llevar a engaño, la Frick Collection alberga una de las mejores y más selectas colecciones de pintura de EEUU con obras de autores de la talla de Francesco Guardi, Velázquez o Renoir.

Un poco de historia sobre el Museo.

El rico conjunto pictórico se halla en la que fuera la casa del magnate del acero Henry Clay Frick, cuya pasión por el arte le llevó a reunir una cantidad fabulosa de cuadros firmados por los principales artistas europeos que sirvieron para decorar su mansión neoyorquina. Es precisamente ahí, en su antigua residencia en Manhattan, donde se expone actualmente la colección. Levantada en 1913 siguiendo los diseños del arquitecto Thomas Hastings, fue terminada un año más tarde e inaugurada con una gran fiesta en la que se dio cita la flor y nata de la alta sociedad de Nueva York.

Si querés más información podés leer GUÍA DE NUEVA YORK.

Para desgracia de Frick, sólo pudo disfrutar de su nueva morada cinco años, ya que falleció en 1919. Ya en vida había hecho saber a sus allegados su intención de dejar la colección al público para que cualquiera pudiera admirarla, por lo que, cuando se abrió su testamento, nadie se sorprendió de que tanto la mansión situada en la calle 70 como todos los tesoros que albergaba fueran legados íntegramente a la ciudadanía para su uso y deleite.

La que había sido descrita por la prestigiosa revista Architecture como “la más cara y suntuosa residencia privada de Estados Unidos” quedaba ahora abierta a todo aquel que quisiera entrar para poder disfrutar de todo lo que allí había expuesto. Eso sí, hubo que esperar hasta 1931 para que dieran comienzo las obras de acondicionamiento del futuro museo, ya que una de las cláusulas del testamento establecía que la viuda de Henry Clay Frick, Adelaida, podría seguir ocupando la mansión hasta el final de sus días.

Ya en 1935 por fin abrió sus puertas la conocida como Frick Collection tras acometerse una serie de reformas que corrieron a cargo de John Russel Pope. Una de estas modificaciones consistió en la construcción de un jardín interior que contara con un estanque, algo que se reveló como un gran acierto. Además, se añadió una gran biblioteca por iniciativa de Helen Frick, hija del fallecido Henry Clay Frick, con la intención de que sirviera como punto de referencia para todos los estudiantes de la materia: contaría con un gran volumen de obras especializadas y un archivo fotográfico en el que poder consultar tanto los fondos de las colecciones americanas como los de las europeas. Fue la misma Helen la que, gracias al amor por las bellas artes que le había inculcado su padre, se encargó de ir aumentando la colección a la muerte de su progenitor.

que ver en el museo

Pero, aunque fueran su gran pasión, Frick no sólo adquirió cuadros, sino también toda suerte de objetos y muebles de gran valor: desde alfombras persas a jarrones de cristal de Murano, pasando por muebles franceses del siglo XVIII (incluyendo un escritorio que había pertenecido a la reina María Antonieta), porcelanas chinas, esculturas de todo tipo y esmaltes salidos de los mejores talleres del viejo continente, que se unían así a decenas de cuadros firmados por Van Dyck, Goya, Velázquez, Bernini, Manet, Rubens o el Greco.

Todas estas maravillas traídas de Europa se exhiben a lo largo y ancho de las 16 galerías que componen el museo, habiéndose conservado en muchos casos la distribución original que tenían en vida de Frick, por lo que visitar la colección es también visitar la vivienda que con tanto esfuerzo y dedicación Henry construyó y decoró durante los últimos años de su vida.

Es posible consultar la web de la Frick Collection para estar al tanto de todas las exposiciones, conciertos y conferencias que se realizan periódicamente en su sede: www.frick.org

Cómo llegar al museo Frick.

  • Se localiza en el número 1 de la East 70th Street.
  • En metro: la estación más cercana se encuentra a siete calles, en la calle 77 (líneas 4, 6 y 6X). También tenemos la posibilidad de bajarnos en la estación que se encuentra a ocho calles, en el cruce de la Lexington Avenue con la calle 63 (línea F).
  • En autobús: líneas M1, M2, M3, M4 y M72.

Horarios y precios del museo Frick.

  • De martes a sábado abre sus puertas de 10:00 a 18:00, permaneciendo cerrado todos los lunes.
  • Los domingos el horario de apertura es de 11:00 a 17:00.
  • Los adultos deberán pagar 18 dólares, los mayores de 65 años 15$ y los estudiantes con acreditación 10$.
  • No se permite la entrada a niños menores de 10 años.l
  • Los domingos el precio de la entrada es libre, esto es, el visitante entregará la cantidad que estime oportuna de 11:00 a 13:00.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.