El Edificio Chrysler en Manhattan: información práctica y más!!

Un edificio emblemático de Nueva York.

Situado en el 405 de la Avenida Lexington, el edificio Chrysler es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura art-decó y de la fiebre constructora que se produjo en EEUU entre el final de la I Guerra Mundial y el gran crack del 29. Durante los llamados “felices años 20” fueron numerosos los rascacielos que se erigieron en las principales ciudades de Europa y EEUU, creándose así una competencia desmedida por conseguir levantar el edificio más alto.

El responsable de diseñar por encargo del constructor William H. Reynolds semejante obra de la arquitectura norteamericana del primer cuarto del siglo XX fue William Van Allen, quien tuvo que, por desavenencias de carácter económico con Reynolds, vender finalmente su proyecto por un valor de 15 millones de dólares al dueño de la compañía Chrysler, el multimillonario Walter P. Chrysler, cuya intención era establecer en el edificio las oficinas centrales de su compañía.

Si querés más información podés leer Qué ver en Nueva York.

Algo de historia del edificio Chrysler.

El propio Walter colaboró con Van Allen en la elaboración de los planos, retocándolos para darle al rascacielos una identidad propia que se correspondiera con la esencia del grupo Chrylser. Para ello, los ornamentos de la torre se modelaron a imagen de los tapacubos que llevaban los coches que Walter fabricaba, se instalaron en las esquinas del piso 31 figuras aladas similares a los radiadores de un coche y a la altura de la planta 61 fueron colocadas gárgolas cuyo diseño recordaba en gran medida a las estatuillas que adornaban el capot de los vehículos de la marca Plymouth.

La construcción dió comienzo en Septiembre de 1928 y finalizó el 20 de Mayo de 1930. Con 77 plantas y 319 metros de altura, fue el edificio más alto del mundo hasta que, en Mayo del año siguiente, fue sobrepasado por el Empire State Building. Como curiosidad, Walter P. Chrysler se negó a pagarle a William Van Allen sus honorarios, aludiendo que éste había cobrado comisiones procedentes de las constructoras y que no existía un acuerdo formal por escrito, si bien terminaron llegando a un acuerdo. Además, a pesar de que el edificio fue la sede de la compañía Chrysler entre la década de los 30 y mediados de los 50, la empresa nunca estuvo involucrada en el proyecto, quedando el rascacielos como propiedad personal de Walter P. Chrysler.

Actualmente, el edificio Chrysler alberga numerosas oficinas y sedes de compañías, no siendo ninguna de ellas la firma automovilística que le da el nombre. La propiedad se la reparten un grupo de inversiones árabe, el Abu Dhabi Investement Council, y la compañía Tishman Speyer, propietaria de numerosas construcciones emblemáticas a lo largo del mundo.

Por otro lado, este rascacielos es el cuarto más alto de la ciudad de Nueva York (por detrás del One World Trade Center, el Empire State Building y el Bank of America Tower). A finales de 1976 fue declarado Monumento Histórico Nacional por su alto valor artístico.

historia del edificio chrysler

El observatorio que en sus primeros años albergaba la torre fue clausurado poco después de su apertura por resultar poco rentable, no habiendo sido nunca reabierto. Es por ello que lo único que se puede visitar es el hall, que posee una forma triangular con entradas en cada uno de sus lados y cuya decoración se compone de mármoles, granitos y acero, además de estar presidido por un gran mural de Edward Trumbull que representa temas como el transporte, el progreso o la industria. Otra de las características que hacen que merezca visitar este edificio, aunque sólo sea su vestíbulo, es la gran cantidad de ascensores que se reparten a lo largo y ancho del mismo: un total de 32, elaborados con maderas nobles procedentes de todo el mundo y que se encuentran funcionando en todo momento.

Cómo llegar al Chrysler:

  • se encuentra entre el número 405 de la Avenida Lexington y la calle 42.
  • en metro, bajando en la estación Grand Central 42st (línea 4, 5, 6, 6X, 7 y 7X)
  • en bus, con las líneas M101, M102, M103 y M42.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.