Qué hacer en Pai

Escribimos este post para contarte qué podés hacer en Pai. Si estás planeando tu viaje por el norte de Tailandia, leélo porque te va a servir para orientarte y ordenarte un poco las ideas sobre este pueblito que se encuentra entre montañas.

Lo primero que te queremos contar, es nuestra opinión sobre este lugar y para resumirlo lo podríamos decir así: es un pueblo que de tailandés no tiene prácticamente nada, pero los alrededores valen mucho la pena.

Pai fue la meca del hippismo hace ya varios años y quedan todavía resabios de sus buenas épocas. Hay muchos hippies +60 -y no son sólo extranjeros, también vimos muchos locales-, aunque también hay mucho europeo sub 25 que se va a hacer el hippie a Pai.

El resultado de todo esto: un lugar con algo de onda, un poco bizarro, pero que de tailandés no tiene prácticamente nada. Está lleno de hoteles, guesthouses y bares con comidas occidentales a precios bastante más caros que los de Chiang Mai, por citar una ciudad relativamente cercana.

Más allá de todo esto, lo que sí te podemos decir es que si vas con la idea de visitar un pueblo lindo, probablemente te lleves una decepción. Para nosotros Pai te conquista con sus montañas, ríos, cascadas y arrozales de las afueras y para eso te vas a tener que alquilar una moto (podría ser una bici también, pero las distancias son bastante grandes).

Alquilar una moto arranca en 100 baths!! Si, unos 3 dólares por 24 horas: una verdadera ganga. A eso le tenés que sumar el combustible: llenar el tanque cuesta unos 80 baths (te dura 2/3 días si la usás mucho).

Nosotros el viaje lo hicimos muy mochilero. Como las excursiones en Pai son carísimas (alrededor de 500 baths por persona las que duran medio día y 1000 baths por persona las que duran un día entero), lo que mejor nos resultó es alquilar la moto -íbamos los dos en una sola-. Esto era bastante más barato que pagar un tuk tuk.

Hnecha esta pequeña introducció, veamos qué atractivos ofrece el pueblo y sus alrededores:

1. Disfrutar las cascadas que hay cerca de Pai.

Las más conocidas son Pam Bok y Mo Paeng Namtok. Planificá tus actividades en función de la época del año en que vayas. Si vas entre finales de febrero y mayo, es muy probable que las cascadas tengan poco caudal o que estén secas. Si querés podés revisar este post para que veas la mejor época para viajar a Tailandia.

Durante el día en Pai hace mucho calor, con lo cual siempre se agradece un poco de agua para refrescarse!

2. Visitar el Wat Phra That Mae Yen (Buda Blanco).

Si no hay mucha neblina, este buda blanco gigante que está en la cima de una colina lo vas a poder ver desde el pueblo. Es el templo más conocido de Pai y para nosotros el más lindo. Está algo alejado del centro (unos 2 kilómetros) y la última parte se sube a pie por unas escaleras. Totalmente recomendable porque además de la belleza del templo en sí, se tienen unas vistas hermosas del pueblo.

Templo del buda blanco.

3. Ir al Cañón de Pai.

En las afueras de la ciudad, hay un lugar mágico para ir a ver el atardecer: el cañón de Pai. Desde allí se tienen unas vistas increíbles de las montañas de los alrededores y se puede ver como el sol se va escondiendo detrás de ellas.

Les recomendamos que vayan una hora antes de que caiga el sol (esto va a depender de la época del año en que viajen a Pai), se busquen un buen lugar, se lleven una cerveza o algo fresco para tomar (antes de subir al Cañón se pueden comprar bebidas y algo para comer) y disfruten de la vista.

A nosotros fue una de las cosas que más nos gustó.

Atardecer en el Cañón de Pai.
Atardecer en el Cañón de Pai.

4. Ir a Santichon, el pueblo chino.

Ubicado también en las afueras de Pai, tenemos un trozo de China en plena Tailandia. Este pequeño pueblo que se encuentra en la ladera de una montaña y es una linda escapada que se puede hacer si alquilaste una moto. Es lindo para recorrer aunque nada que lo haga particularmente especial (en el camino hay otro templo budista y una mezquita que se pueden visitar).

Lo que sí hace la diferencia es el mirador que se encuentra arriba del pueblo. Se llama Hyun Lai y tiene una vista increíble de todo el entorno que rodea a Pai, para llegar hay que subir una empinada calle que recorre todo el pueblo de Santichon. A nosotros nos gustó, más allá de que justo cuando fuimos no tuvimos las mejores vistas. Con plena visibilidad debe ser algo memorable.

Cobran entrada para el mirador, pero desde el estacionamiento para las motos se aprecia la magnitud del lugar. Nosotros no quisimos pagar la entrada porque el lugar no estaba en su esplendor (no era la mejor época).

Santichon. Un poco de China en Pai.
Santichon. Un poco de China en Pai.

5. Visitar la cueva de Tham Lod (Cueva de los Murciélagos).

Es una excursión que te venden en todas las agencias de turismo de Pai (hay, literalmente, 7/8 agencias por cuadra). Nosotros no la hicimos porque era caro hacerla con ellos y porque era algo lejos (50 kilómetros) para ir en la humilde moto que habíamos alquilado.

De todas formas si te animás a hacerlo en moto o si entra dentro de tu presupuesto pagar la excursión, creemos que es algo que vale la pena conocer.

6. Visitar pueblos de los alrededores.

Es una buena oportunidad para conocer algo más autóctono y menos explotado que Pai o Chiang Mai. Relativamente cerca y conectado por el transporte público que sale de la terminal que se encuentra en la calle principal, se puede visitar Mae Hong Son que sin ser la última frontera de la civilización, es bastante más auténtica que su vecina hippie.

7. Meditar en un templo budista.

Nosotros hicimos la experiencia y nos encantó. Hay un templo a unas dos horas de Pai en el cual te podés quedar gratis para practicar meditación y aprender algo de budismo. Toda la información en este post.

El templo está en el medio de las montañas.

¿Dónde alojarse en Pai?

Nosotros estuvimos alojados en dos lugares diferentes. En general debemos decir que los precios son un poco más caros que en otros lugares del norte de Tailandia, sobre todo si te querés hospedar cerca del centro (donde se arma el Mercado Nocturno).

Si estás con moto y no te molesta hospedarte a 2 o 3 kilómetros de ahí, hay precios mucho más convenientes.

Villa de Pai. Este lugar tenía pequeños bungalows en los que entraba una cama de dos plazas y un baño privado. No tenía aire acondicionado, sólo ventilador, aunque en Pai a la noche refresca bastante. El lugar limpio, el dueño atento, lo recomendamos. Además tenía desayuno incluido en el precio (tostadas con mermelada y una infusión).

Chill Lom House. Este lugar era… raro. El que atendía y su amigo eran completamente “despistados” poniendo un adjetivo calificativo bastante generoso. Se equivocaron con el cuarto que nos dieron (sacamos uno privado y nos querían hacer dormir en una habitación compartida), luego cuando tuvieron que darnos el vuelto no podían hacer bien las cuentas, se equivocaron 4 o 5 veces al darnos una llave de la habitación equivocada… En fin.

Esto sería una anécdota con final feliz si no fuera por el baño del dormitorio: tenía una puerta que era igual a la de los bares de cowboys que se ven en una película: es decir, sólo cubrían una parte de la arcada dejando mucho espacio libre y poca intimidad. El cuarto tenía ventilador y no tenían desayuno.

Puerta
Esta no es una foto real de la habitación, pero la puerta era exactamente como ésta.

Si querés, te dejamos para que busques alojamiento en Pai:



Booking.com

Si ya estuviste en Pai, contanos si hay algo más que le agregarías a la lista!! Te gustó Pai? Te leémos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.