Qué hacer en Chiang Rai

En este post toda la información que estabas esperando sobre qué podes hacer en Chiang Rai… Qué? No lo estabas esperando? Bueno, igual te va a servir!!

Chiang Rai es conocida principalmente por su gran obra de arte: el Templo Blanco. Si venís buscando eso, difícilmente te decepcione: es todo lo que viste en fotos, y algo más. Verlo en persona te permite admirar y apreciar la magnitud de la obra que se mandaron los amigos tailandeses.

Mucha gente viene especialmente desde Chiang Mai (en un tour contratado o en un bus público) durante el día para ver esta atracción y alguna más que también vamos a destacar.

Nosotros decidimos quedarnos allí tres noches, disfrutando de nuestro último reducto Tai antes de aventurarnos a la salvaje Laos y no nos arrepentimos. Chiang Rai es distinta al resto de las ciudades y pueblos que visitamos, aunque no podríamos decirte exactamente qué fue lo que nos llamó tanto la atención.

Tal vez haya sido su autenticidad, aún a pesar de las hordas de turistas que pasan por sus famosos templos o su tranquilidad desatendiendo lo que el turista busca.
Chiang Rai es una ciudad que balancea muy dignamente el negocio del turismo con la verdadera escencia tailandesa.

Vas a encontrar muchos lugares para comer pizzas y hamburguesas, pero también vas a ver un Night Bazaar con un patio de comidas auténticamente lleno de locales disfrutando de espectáculos de música propia (sin desmerecer a aquellos que, por ejemplo en Chiang Mai, ensayan canciones country disfrazados -nunca mejor dicho- de cowboys del muy lejano oeste).

Chiang Rai es una ciudad repleta de lugares “cool”, pero frecuentados por locales y no armados para turistas. Esto nos llamó mucho la atención porque en Tailandia lo “copado” siempre está puesto a disposición del turista y resulta extraño (tal vez por los precios, tal vez por lo que se ofrece) al local.

No nos arrepentimos de habernos quedado 3 noches en Chiang Rai y a continuación te contamos lo que podés hacer ahí:

1) Visitar el Templo Blanco.

Como dijimos antes, si venís buscando templos difícilmente de decepciones. El más famoso de todos es el Templo Blanco. Una auténtica joya, diseñada por Don Chalermchai Kositpipat con el objetivo de crear interés turístico en torno a él.

No es solamente un Templo, sino que es un gran complejo que se destaca por sus novedosos diseños alejados del tradicional edificio budista. Puede ser que ya estés cansado de ver templos, pero te sugerimos que no te pierdas éste. No tiene nada que ver con los que venís visitando. Súper recomendable!

El Templo Blanco. La joya de Chiang Rai.

¿Cómo ir hasta el Templo Blanco?

Nosotros fuimos en transporte público, porque está bastante alejado del centro de la ciudad (unos 12 km aproximadamente). Sea que estés alojado en Chiang Rai o hayas llegado por tu cuenta desde Chiang Mai por el día podés ir de esta misma manera. El bus sale desde la terminal de autobuses que está pegada al Night Bazar.

Te tenés que tomar el que es azul y blanco (es bastante viejito) que salen cada 20 minutos. Decile al chofer que te avise cuando te tenés que bajar. Una vez que fuera del bus, tenés que caminar 200 metros hacia la derecha. El ticket sale 20 baths por persona y por tramo.

Para volver en bus tenés que ir caminando por la misma calle que viniste, del lado de la derecha, y cuando llegás a la ruta doblás a la derecha y a los 20 metros (más o menos) vas a ver un cartelito que dice bus stop.

Obviamente también podés ir en tuk tuk o en excursión. El tuk tuk te va a costar más o menos 150 baths y la excursión depende cómo la combines, ya que en la mayoría de las agencias que vimos nosotros la visita al Templo está combinada junto con otras actividades.

También se puede alquilar una moto, aunque si venís de Chiang Mai o Pai vas a ver que los precios son bastante más elevados (las motos arrancan en los 250 baths por día).

En los alrededores del templo está lleno de lugares para comer y tomar café helado (si van al pequeño centro comercial que está enfrente a la entrada, prueben el café helado del último puesto de todos, que está en el lado opuesto a la entrada).

¿Cuánto cuesta la entrada?

La entrada al Templo cuesta 50 baths y vale cada moneda que inviertas. Si te podemos dar un consejo de cuándo ir, tratá de ir bien temprano a la mañana (abre a las 8) o después de las 16 horas. A partir de las 10 ya es un verdadero caos de turistas que difícilmente te dejen recorrer tranquilo y sacar fotos. Cierra a las 17 hs. (salvo sábados y domingos que cierra 17.30)

Ah, no se pueden sacar fotos adentro del Templo (si bien es lindo, lo mejor está afuera).

2) Visitar el Templo Azul.

El Wat Rong Suea Ten más conocido como Templo Azul para los mochileros y amigos, es un antiguo templo budista que fue refaccionado por Phutha Kabkaew. Abrió sus puertas, con la apariencia que lo caracteriza actualmente, en el año 2016.

Según nos contaron, la idea de la refacción era hacer algo parecido al Templo Blanco (no en cuanto al diseño sino en relación a lo llamativo del Templo con la intención de atraer turismo). Y vaya que lo lograron.

Desde afuera (sinceramente) el Templo no llama demasiado la atención. Es más, apenas llegamos la sensación que tuvimos fue “bueno… un templo más de los tantos que vimos en Tailandia y el Sudeste…”.

Cuando entramos, no podíamos creer lo que veíamos. Nos quedamos sin palabras. El interior es uno de los más lindos (y algo psicodélico) que conocemos. Si están en Chiang Rai no se lo pierdan, no se van a arrepentir!!

Cele en el Templo azul de Chiang Rai
En el interior del templo azul en la ciudad de Chiang Rai

¿Cómo ir hasta el Templo Azul?

Nosotros fuimos caminando muy tranquilos desde nuestro hostel (nos hospedamos cerca del Night Bazar). Desde allí son unos 2 km aproximadamente y se puede caminar perfectamente. No preguntamos por un tuk tuk, pero por la distancia imaginamos que no debería salir más de 100 baths ida y vuelta, con espera incluida.

¿Cuánto cuesta la entrada?

Gracias al Dios de los mochileros (o Buda en este caso o quien ustedes prefieran) la entrada es totalmente gratuita. El Templo está abierto de 8 a 20 hs y también les recomendamos que vayan temprano o después de las 17. Nosotros fuimos 17.30 y por momentos estuvimos en el interior solos. Además, este horario es conveniente para sacar fotos: el templo combinado con el cielo que atardece es una postal única.

3) Visitar la Casa Negra.

La Casa Negra o Mueso BanDaam es otro imperdible de Chiang Rai. Mal llamada a veces “Templo Negro” (porque de Templo no tiene nada), se trata de un complejo con una serie de casas negras: una principal, mucho más grande que las otras, y otros edificios menores que también presentan un diseño y una forma muy novedosa que no vimos en ningún lado.

No vayas con la idea de ver un templo budista, porque esto es otra cosa completamente distinta.

Cele en la Casa Negra de Chiang Rai
Una de las construcciones dentro del museo de la casa negra en Chiang Rai.

¿Cómo ir hasta la Casa Negra?

Nosotros fuimos en transporte público, porque está bastante alejada del centro (unos 15 km aproximadamente). Los buses salen desde la terminal de colectivos que está cerca del Night Bazar. Te tenés que tomar el colectivo que es verde y blanco y también pedile al conductor que te indique donde bajarte.

La parada es en la ruta, y vas a tener que caminar hacia la izquiera unos 800 metros hasta llegar a la Casa Negra. De todas formas el camino está muy bien señalizado y vas a cruzarte con muchos lugares para comprar fruta fresca, café helado o algo para tomar.

Para volverte a Chiang Rai vas a tener que ir al mismo lugar en que te bajaste del bus y cruzar de calle. Exactamente a la misma altura de la calle por la que doblaste para ir a la Casa Negra está la parada (en realidad, ahí te dicen que es donde para, pero los buses paran literalmente en cualquier lado).

¿Cuánto cuesta la entrada?

Es el lugar más saladito de todo Chiang Rai. El ticket para entrar cuesta 80 baths. Está abierto de 8 a 17.30 horas, pero se puede entrar hasta las 17. Nosotros llegamos 10 minutos antes del cierre y pudimos disfrutar del complejo practicamente en soledad.

4) Visitar los Mercados.

Además de los templos, nosotros aprovechamos para ir al Night Bazar y a los Food Courts que están ahí cerca. El Bazar, sinceramente, no es nada del otro mundo o algo que no hayamos visto en otros lugares de Tailandia.

Las Food Courts nos gustaron porque había bastante variedad de comida (los que disfrutan de pescados y mariscos van a estar en el paraíso) a un precio relativamente bueno. No te confundas con uno que está adelante del todo con unas mesas de madera bastante cheto. El que nosotros decimos está al fondo del Night Bazar a la altura de la terminal de buses. Es al aire libre.

Food Court. La mejor opción mochilera para comer por la noche.

5) Recorrer las afueras de Chiang Rai.

Además de lo que se puede recorrer en la ciudad, los alrededores de Chiang Rai (como casi todos los lugares en el norte de Tailandia) son atractivos interesantes para aquellos amantes de la naturaleza y la aventura.

Hay muchos tours que te llevan a visitar los arrozales, las tribus étnicas y los “refugios” de elefantes. Desde ya no comulgamos con ese tipo de actividades (las dos últimas) y sugerimos a todos los que piensan visitar este lugar que traten de ser turistas responsables y no apoyar este tipo de prácticas de dudosa moralidad.

No es el post adecuado para discutir, por ejemplo, la bondad de los “refugios”, pero sí decirles que aunque digan que cuidan de los animales, la gran mayoría de las veces no es así. Para ver elefantes, nosotros solamente lo haríamos en libertad, en un safari.

Pero queda en la conciencia de cada uno.

6) Visitar el Triángulo de Oro.

A unos kilómetros de Chiang Rai tenemos la Triple Frontera, donde se juntan tres países: Laos, Tailandia y Myanmar. Es muy una excursión que venden casi todas las agencias de turismo. Desde nuestro punto de vista, no tiene demasiado interés, salvo la curiosidad de estar parado en un punto donde confluyen tres países. Más allá de eso, los paisajes son los que podés encontrar en cualquier expedición por los alrededores de Chiang Mai, Chiang Rai o Laos.

Triángulo dorado.

7) Visitar Mae Salong.

A una hora de Chiang Rai está este pueblo de raíces chinas. Se puede contratar un tour, pero también se puede hacer por libre. Si no fueron a China, ir a este pueblito les puede dar una idea bastante certera de lo que se van a encontrar allí. Muy recomendable.

Mae Salong. Algo de China en Tailandia.

8) Recorrer en moto.

Una de las mejores cosas para hacer en casi todos los lugares, es alquilar una moto y recorrer los alrededores llenos de montañas, ríos, cascadas. La ventaja de hacerlo por tu cuenta es que podés ir frenando en donde se te dé la gana para disfrutar el paisaje, comer algo o sacar fotos.

¿Dónde alojarse en Chiang Rai?

La mejor zona para alojarse en la ciudad es cerca del Night Bazar. Es el centro de la ciudad y te va a permitir estar cerca de la terminal de autobuses.

Nosotros nos alojamos en Sofía Hostel. Era el más barato que encontramos y la verdad que por lo que pagamos, estaba muy bien. Nos alojamos en una habitación doble con baño compartido y ventilador, por 6 dólares. Además tenías para hacerte café y te dejaban frutas para agarrar.

Tanto la dueña como las chicas que trabajaban ahí toda la buena onda! Es más, nos dieron una mano porque llegamos un día antes y acomodaron la reserva para que no tuviéramos que pagar de más!

Si querés buscar alojamiento en Chiang Rai, lo podés hacer acá:



Booking.com

 

¿Tenés alguna recomendación para hacer en Chiang Rai o sus alrededores? Te leemos!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.