Qué hacer en Kuala Kangsar: la ciudad Real de Perak.

Si Ipoh está todavía algo afuera del circuito turístico, entonces Kuala Kangsar está directamente recluida en las sombras, esperando a ser descubierta por el turista que llega a Malasia en busca de cosas auténticas.

Lo cierto es que a Kuala Kangsar se la llama “Ciudad Real” porque es donde vive el sultán de Perak (Perak es un Estado malayo, cuya capital es Ipoh). Es una ciudad muy pequeña y casi sin turistas, al punto que en los dos días que estuvimos ahí no nos cruzamos con ninguno.

Si bien tiene algunos atractivos (que ahora te vamos a contar), el encanto principal es caminar tranquilo por sus callecitas, disfrutar de la excelente gastronomía local, hablar con los locales que se te acercan a conversar sorprendidos de que haya un “occidental” visitando su lugar y mirar cómo es el día a día de los malayos.

Kuala Kangsar
Río que bordea Kuala Kangsar

También notamos que es una ciudad mayoritariamente musulmana y que si sos mujer y vas vestida como buena occidental (shorts o pollera por arriba de la rodilla y remera ajustada) te van a mirar bastante, tanto hombres como mujeres. No llegan al punto de decirte cosas, pero sabé que te vas a sentir muy observada.

Pueden venir a quedarse una noche o pueden hacer una visita por el día desde Ipoh! Está a unos 45 minutos en bus público (vale 1,25 dólares).

Qué se puede hacer en Kuala Kangsar:

Visitar la Mezquita Ubudiah.

No te vamos a mentir, nosotros fuimos buscando un lugar sin tanto turista y también queríamos ver esta mezquita que parece haber sido en la que insipiraron la casa del Sultán de Agrabah de Aladdín.

Con una hermosa cúpula dorada, el templo se erige entre varias palmeras formando una vista realmente hermosa.

Mezquita de Kuala Kangsar
Mezquita por fuera

Por suerte se puede entrar y conocerla y son bastante “turista friendly”. Eso sí, tenés que ir en el horario de visitas que es de 9 a 12, de 15 a 16 y de 17.30 a 18 excepto los viernes (ese día está cerrado para visitantes). La entrada es totalmente gratis y en la entrada te dan vestimenta apropiada para cubrirte.

Vale la pena verla también por dentro aunque no sea tan espectacular como la vista desde afuera.

Al lado de la mezquita hay un cementerio. Si bien no entramos –ni siquiera sabemos si se podía- es cuanto menos curioso ver cómo son las tumbas musulmanas.

Interior de la mezquita
Mezquita por dentro

Ver el Palacio del Sultán de Perak.

A unas poquitas cuadras de la mezquita, tenemos la famosa (¿?) residencia del Sultán del Estado de Perak. Nosotros pasamos caminando por acá varias veces porque nuestro alojamiento (no le podríamos decir hotel ni cabaña ni bungalow ni nada) estaba fuera de la ciudad y nos quedaba de paso.

También tiene cúpulas doradas bastante lindas (no se comparan con la mezquita pero algo es algo), pero como contrapartida debemos decirte intrépido viajero que no se puede entrar a conocer nada. Todo se mira desde afuera y nada más.

Museo Real de Perak.

Si te seguís alejando del centro por la misma calle que llegás a ver la casita del Sultán de Perak, vas a ver este Museo (es una casa de madera, amarilla, muy linda).

Nosotros no pudimos entrar a conocerlo porque justo (sí!, justo) estaban haciendo reformas, pero debe ser interesante poder conocer un poco más la historia de este lugar.

Pasear por la “Rambla”.

Creemos que no llega ni a rambla, pero hay una especie de paseo que bordea el río y que es al menos interesante para caminar por la tardecita al lado del agua. Ningún imperdible, pero si estás en Kuala Kangsar aprovechá!!

Rambla de Kuala Kangsar
Especie de "rambla" que bordea el río.

¿Dónde hospedarse en Kuala Kangsar?

Si sos valiente y te vas a quedar a dormir en este inexplorado lugar del centro de Malasia, lamentamos decirte que no vas a tener muchas opciones económicas.

Nosotros el único lugar que encontramos a un precio “razonable” fue una especie de bungalow o chalet –algo precario- en las afueras de la ciudad, a unos 3 kilómetros. Se llama Semawar Chalet y tienen distintos alojamientos dependiendo la cantidad de gente. Nosotros nos quedamos en uno que tenía dos camas, baño privado, calentador de agua y no mucho más.

Si te vas a quedar acá, tené en cuenta que cerca no hay absolutamente nada y que deberías llevarte alguna provisión para alimentarte.

Lo mejor del lugar es el entorno: está –básicamente- en el medio de la selva. Casi no hay vecinos alrededor, está lleno de animales y es muy tranquilo.

Nosotros pagamos 10 dólares la noche.

Si querés hospedarte en el centro de la ciudad, vas a tener que pagar bastante más. Te dejamos el cuadro de búsqueda para que explores otras opciones:

Booking.com

Vos te animarías a visitar Kuala Kangsar? Te leemos!!

2 comentarios en “Qué hacer en Kuala Kangsar: la ciudad Real de Perak.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.