Qué hacer en Kratie. Explorando Camboya.

Queremos que descubras rincones de Camboya que no son taaan turísticos.

Si entrás a este país y vas solamente a Siem Reap, te vas a quedar con una imágen totalmente equivocada sobre el lugar y su gente (sobre todo si la poca gente con la que tenés contacto incluye a los corruptos oficiales de la frontera).

Kratie es un destino que está lejos de ser explotado como Angkor o Koh Rong. Es más bien un pequeño pueblo, tranquilo, ubicado a unos 150 kilómetros de la frontera con Laos.

Es famoso fundamentalmente por la presencia de algunos ejemplares de delfines irrawaddy -que están en peligro de extinción- y que se pueden ver mediante una excursión en bote por el Mekong.

Fuera de esto, no tiene grandes atractivos turísticos, aunque nosotros disfrutamos mucho de caminar por la rambla frente al río, explorar sus poblados mercados callejeros y visitar algún que otro templo perdido por allí.

 

Kratie

Te contamos con más detalle qué actividades podés realizar.

1. Ir a ver a los delfines Irrawaddy.

Como dijimos antes, ésta es la principal razón por la que muchos turistas se acercan a Kratie. La excursión consiste en un paseo en barco hasta el punto estratégico. Una vez que se llega ahí se apaga el motor y hay que esperar a que los delfines empiecen a hacerse notar.

No te esperes ver delfines saltando como en las fotos de las agencias que te quieren vender el tour: con suerte vas a verles la parte de arriba de la cabeza o media aleta, no mucho más que eso.

Para llegar hasta el bote hay que ir en tuk tuk porque se encuentra alejado del centro de la ciudad, a unos 15 kilómetros. Sale 10 dólares aproximadamente que te lleven hasta ahí.

Nosotros no lo hicimos porque creemos que es algo que no vale la pena: los delfines está en peligro de extinción, el turismo es bastante invasivo con esos pobres animales y el precio, encima, es carísimo.

2. Recorrer el mercado de la ciudad.

La zona de la terminal de buses es donde está la mayoría de los alojamientos a buen precio. Si estás hospedado allí, vas a estar muy cerca del mercado que se arma durante el día y parte de la noche.

Interesante para caminar, conocer las costumbres de los kratienses (o como se diga) y ver qué compran, qué comen y cómo se manejan. Nosotros ahí probamos un jugo que hacen con caña de azúcar y naranja por 0.25 dólares. Una verdadera delicia y totalmente recomendable.

3. Visitar los templos de la ciudad.

Dentro de la ciudad, en realidad, no hay muchos templos.

Nosotros solamente vimos uno -que está enfrente al lugar donde llegan los buses- que de lejos se ve muy lindo con un color entre rosa y anaranjado, pero que cuando te acercas apreciás lo poco mantenido que está: algunas paredes manchadas, el pasto muy largo, etc.

De todas formas, si estás en la ciudad, te podés dar una vuelta. A nosotros nos gustó e igual no tenés demasiado para hacer :).

Un poco más alejado se encuentra el Wat Phom Sambok: un templo budista y una pagoda. Nosotros no lo fuimos a ver, ya que el templo no es nada del otro mundo y hay que pagar transporte, pero si sos fanático de ellos o estás muy aburrido, te podés dar una vuelta.

Sambor: En este lugar se visita el Wat Sor Sor Mouy Roy ( 100 Pilar Pagoda) , y un centro de conservación de tortugas. Se encuentra a unos 35 kilómetros de Kratie.

Templo en Kratie

4. Visitar la isla de Koh Trong.

No te ilusiones: no estamos hablando de Koh Rong, la isla paradisíaca que se encuentra en la costa camboyana. Ésta isla es Koh TRONG y se encuentra enfrente de Kratie, cruzando el Mekong.

Para llegar te tomás un bote frente al restaurante Jasmine Boat y te cruzan por 1000 rieles (0,25 centavos de dólar). Si vas con bicicleta o moto te cobran 500 o 1000 rieles más respectivamente. No vale la pena cruzar con ninguna de las dos: la moto es innecesaria porque la isla es bien chica (9 km cuadrados) y la bici se puede alquilar del otro lado (por un dólar).

A nosotros nos gustó mucho la isla aunque reconocemos que no tiene una belleza demasiado particular. Pero pudimos recorrerla tranquilos, en bici, visitamos un templo que parecía estar abandonado, vimos arrozales en el medio y disfrutamos de las vistas que hay del Mekong.

Es una experiencia bastante auténtica porque no hay que pagar ningún tour y del otro lado no están desesperados por tirarse al cuello del turista. La gente está muy tranquila, te saluda cuando te ve pasar y sigue en la suya.

Si te querés quedar a dormir en Koh Trong vimos por lo menos tres Guesthouses que ofrecían alojamiento.

5. Probar la comida camboyana.

A nosotros nos encanta probar platos nuevos y en Camboya no fue la excepción. Kratie fue el primer lugar en que nos pudimos sentar a comer (en este caso, fue en el restaurante de nuestro hotel). Dos recomendados: Lok Lak y Amok, delicias gastronómicas que disfrutamos con todos nuestros sentidos.

¿Cómo ir a Kratie?

Nosotros llegamos desde Stung Treng, luego de cruzar la frontera con Laos. También se suele llegar desde Phnom Phem en bus (hay tres salidas 6.30 am, 6.45 am y 9.45 am) o desde Kampong Cham (es el mismo bus que viene desde la capital).

Para ir hasta Phnom Phem en bus (la única forma, ya que el transporte en Camboya es absolutamente deficiente) hay que salir 6.40 am, 7 am o 12.30 pm.

Sea que vayas en un sentido o el otro, tené en cuenta que aunque te parezca que la distancia es cercana (150 kilómetros) el viaje dura unas 6 horas aproximadamente, ya que el estado de la carretera es deplorable.

Los tickets cuestan entre 7 y 9 dólares.

¿Dónde hospedarse en Kratie?

Nosotros nos quedamos en Star Backpackers Guesthouse. Era uno de los más baratos que encontramos: 7 dólares la habitación doble con baño privado y ventilador. Bastante limpio (para los estándares camboyanos) y con personal muy atento y amable. Como dijimos antes, el restaurante del hotel es muy bueno y los precios son acordes. Nosotros lo recomendaríamos.


¿Vos irías a Kratie? Si ya fuiste, ¿la recomendás o no? Te leemos.

Buscar alojamiento en Kratie.

Booking.com
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.