Qué hacer en Kampot: pimienta en tu viaje por Camboya.

Vamos a tratar de darte información con muchas cosas para que hagas si te decidís a visitar Kampot, en el Sur de Camboya, una ciudad bien conocida por su pimienta que es de la mejor calidad y que se exporta para que llegue a los restaurantes más exclusivos del mundo.

A nosotros particularmente es un lugar que nos sorprendió muchísimo por la cantidad de cosas interesantes para conocer, sobre todo en sus alrededores.Te recomendamos que alquiles una moto, porque va a ser la mejor forma de que puedas manejarte con libertad y visitar los distintos puntos de interés a tu antojo.

Es muy económico rentarla (a nosotros nos costó 6 dólares por día) y una excursión de medio día sale más o menos 13 dólares por persona… los números hablan por sí solos.

Hecha esta breve introducción, te contamos los atractivos que nosotros encontramos más llamativos para que visites en tu estadía por la ciudad:

Visitar las cuevas.

Cuevas de Kampot

En los alrededores de Kampot hay dos cuevas bastante famosas. Phnom Chhork y Phnom Sorsia. Nosotros llegamos a ir solamente a la primera, que son las más cercanas (a unos 12 kilómetros del centro de la ciudad).

Si tenemos que ser sinceros, no tiene nada de espectacular. Es una linda visita y dentro de todo bastante barata (1 dólar la entrada + la propina que le quieras dar a alguno de los niños que se te abalanzará para acompañarte), pero de ninguna manera creemos que sea necesario ni mucho menos imprescindible.

Dentro de la cueva (en la cual hay que moverse con muchísimo ciudado porque tiene pasajes muy estrechos y resbaladizos para bajar) hay murciélagos y algunas formaciones -y deformaciones- dignas de ver. El paseo dura literalmente 5 minutos ya que la cueva no es muy grande.

Recomendable llevar linternas porque adentro no se ve nada, aunque si van con estos niños-guía ellos tienen con que alumbrar.

La otra cueva (Phnom Sorsia) creemos que es mucho más interesante, pero no fuimos porque sólo teníamos tiempo para visitar una y por información -errónea- que sacamos de internet nos confundimos una cueva con otra.

No sabemos si todos los blogs que leímos repiten información errada que sacaron del mismo lugar, pero lo cierto es que la que parecía más interesante (porque tenía un templo adentro) no llegamos a visitarla. Se encuentra más alejada que la otra, a unos 16 kilómetros de Kampot.

Visitar el Parque Nacional Bokor.

Este Parque Nacional se encuentra a unos 10 kilómetros de la ciudad, pero para el lado opuesto a las cuevas. A nosotros nos gustó mucho recorrer sus curvas con la moto, disfrutando tanto del entorno como del paisaje de la ciudad que se ve desde arriba de la montaña (con el mar e islas de fondo).

Es un lugar donde habitan varios animales salvajes: leopardos, elefantes, osos, entre otros. Es casi imposible que te cruces con uno, están en los rincones más apartados del Parque alejados de cualquier contacto con los humanos. Nosotros nos cruzamos con un mono comiendo en el medio del camino que no se quería mover a pesar de nuestros bocinazos!!

Dentro del Parque hay varias atracciones que se pueden visitar:

Las cascadas de Popokvil.

Hay que recorrer bastante hasta llegar a ellas (unos 15 km dentro del Parque) y es el único lugar por el que vas a tener que pagar entrada: unos 3000 rieles.

La guardiana de la costa (Yeay Mao).

Parque Nacional de Bokor

Parece una buda mujer, pero en realidad es una guardiana a la cual los viajeros suelen hacerle alguna ofrenda para que los proteja durante su viaje. Nada especial, pero el lugar donde está ubicada hace que la visita al lugar sea especial.

El hotel-casino abandonado (Bokor Hill Station).

Nosotros no llegamos a visitarlo. Dicen que el lugar tenía una magia especial, pero que se lo dieron en concesión a una empresa china hacer algunos años. Desde entonces, fueron “restaurando” el lugar, que fue perdiendo poco a poco la esencia que lo hizo famoso entre los visitantes.

Iglesia Católica.

Producto de la colonización que sufrió el país, quedan aún vestigios de aquella época. Lo llamativo, en este caso, es encontrarlo en una montaña perdida en el medio de la nada.

Wat Sampeau Moi Roi.

Es un templo con una antigua pagoda a su lado. Se encuentran bien cerquita de la iglesia (300 metros más o menos) como para que no queden dudas de qué religión es la que manda en Camboya.

Recorrer la ciudad.

Kampot es una ciudad que nos resultó interesante y genuina. Vale la pena recorrerla para ver cómo vive su gente, qué hacen, dónde compran y en qué gastan su tiempo libre.

Nuestro recorrido recomendado: la costa del río Preaek Tuek Chhu, sobre todo al atardecer. Se ve la puesta del sol y empiezan a encenderse luces de neón por todos lados: los barcos que pasan, los postes de luz, los puentes, hasta los monumentos tienen luces!!! Es algo verdaderamente llamativo.

Visitar el Night Market.

Dentro de la ciudad, el mercado nocturno es una visita que podés hacer si estás un poco aburrido o si estás buscando un lugar para cenar. No es el mercado más emocionante que hayamos visitado, pero vale la pena recorrerlo.

Visitar un campo de sal.

Esto para nosotros es recomendadísimo! ¿Qué tiene de especial un campo de sal? Te preguntarás… Nada, salvo las vistas increíbles que se producen en el reflejo del agua.

Tené en cuenta que estos lugares no tienen nada que ver con los salares que estamos acostumbrados a ver en Argentina (por citar un ejemplo), sino que es un proceso mucho más artesanal que se realiza en campos abiertos filtrando agua de mar.

El resultado de esto es un campo gigante, con muchas “piletas” hechas con tierra que reflejan todo lo que hay en la superficie: montañas, nubes, atarcederes. Para nosotros: una de las mejores puestas de sol (top 3) de nuestro viaje. Acá te dejamos marcado el lugar por donde estuvimos nosotros (nos llevó la dueña del hostel y fuimos en moto, pero podés llegar perfectamente por tu cuenta).

 

Campos de sal en Kampot

Visitar una plantación de pimienta.

Como ya te dijimos antes, Kampot es conocida a nivel mundial por su pimienta. Si querés concoer alguna de las plantaciones que hay, es una gran idea si tenés tiempo disponible. A nosotros nos recomendaron La Plantation que está acá. Está algo alejada de la ciudad -unos 35 kilómetros- pero se puede ir y volver en el día perfectamente. Inclusive se puede combinar con una visita a Kep, porque está bastante cerca de ésta ciudad balnearia.

Visitar Kep.

A nosotros Kep nos gustó. Tiene un no sé qué, que nos terminó cautivando. Si tenés ganas de visitarla, lee este post que armamos con cosas para hacer en Kep.

¿Dónde alojarse en Kampot?

Nosotros nos alojamos en Sunshine Hotel Kampot y lo recomendamos con un pequeño paréntesis para que vos evalúes si te conviene o no: está algo alejado del centro de la ciudad (unos 3,5 kilómetros). El lugar es súper tranquilo y nosotros nos quedamos en una habitación con baño privado y ventilador por 5 dólares la noche. También había habitaciones con aire acondicionado, pero la verdad es que no hace falta.

El lugar tiene un restaurante donde preparan comidas, que se pagan aparte. Los precios para comer no son baratísimos, pero considerando lo que se ahorra en alojamiento nosotros lo consideramos correcto (por ejemplo el fried rice esta 2,5 dólares).

Nosotros alquilamos moto en el mismo alojamiento (por 6 dólares por día) para tener libertad e ir y venir cuando tuviéramos ganas. 

Si querés buscar alojamiento en Kampot, lo podés hacer acá!

Booking.com

Contanos, si visitaste Kampot, si te gustaría recomendar algo más! Si no fuiste todavía, ¿te llama la atención un lugar así?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.